Primeros auxilios – algo que todos deberíamos saber

Saber primeros auxilios es un competencia muy importante. Enterate lo que todos deberíamos saber.

¿Por qué aprender primeros auxilios?

Con seguir procedimientos simples y algunas guías, es posible salvar vidas realizando un tratamiento básico hasta que llega la ayuda médica.

En una emergencia no hay tiempo para leer instrucciones. Es momento de actuar con conocimientos previos habiendo aprendido procedimientos básicos que te permitirán reaccionar rápido y eficientemente.

Todos sabemos que el deporte de “Parapente” es considerado una actividad extrema, sin embargo los que realizamos la actividad no lo consideramos “tan extremo”. Pueden pasar tantas cosas con distintos factores que el riesgo implícito en el contexto debería tenerse en cuenta como “muy alto riesgo”. Y no estoy mencionando “la capacidad de pilotaje” que puede empeorar mucho la situación.

Como ejemplos concretos puedo comentar arborizajes con heridas punzantes, aterrizajes fuertes con esguinces, volar contra algunos cables con resultados de politraumatismo y fracturas expuestas. O simplemente como le pasó a un amigo piloto que se quebró una costilla mientras plegábamos su vela. Se apoyó tanto sobre su rodilla que se lesionó.

Es muy importante conocer las maniobras de primeros auxilios para ayudarse a uno mismo y/o asistir a un piloto amigo.

Como hemos publicado anteriormente, sería genial contar con un kit de primeros auxilios básicos en lo que forma parte del equipo de parapente. Ver la publicación.

Advertencia!

Este artículo es solamente una guía. No intenta suplantar un curso con clases profesionales.

Dificultades para respirar

Si alguien deja de respirar es necesario realizar una preguntar o tocarle el hombre y controlar que responda a estos estímulos.

Si estamos solos, es recomendable otorgar un soporte básico por un minuto aproximadamente antes de solicitar ayuda.

  • Colocar a la persona sobre su espalda en el piso.
  • Inclinar la cabeza hacia atrás de manera que pera apunte hacia arriba.
  • Controla que la lengua no esté bloqueando el paso de aire.
  • Mantener la cabeza en esta posición mientras se controla la respiración. El pecho debería estar subiendo y bajando, deberíamos escuchar su respiración si colocamos la oreja cerca de su boca. Solo necesitamos 10 segundos.
  • Si se aprecia respiración normal es necesario sostener la cabeza en la posición descrita hasta que llega la ayuda. Si no hay respiración o es forzosa comenzar con el soporte.

En los adultos, el problema está relacionado generalmente con el corazón que con los pulmones. En este caso es necesario proceder primero con el soporte cardíaco y la asistencia respiratoria después.

Sangrado

En cualquier situación que haya sangrado es muy importante detener la hemorragia lo más rápido posible.

Sangrado de nariz

Las hemorragias nasales se producen cuando uno de los pequeños vasos sanguíneos en la mucosa de la nariz se rompe. La sangre también puede ir hacia el estómago y luego ser vomitada.

En estos casos no es recomendable tirar la cabeza hacia atrás o recostarse dado que aumenta la presión sanguínea en la cabeza y en consecuencia la hemorragia.

Pequeños cortes

Los cortes pequeños pueden resultar peligrosos si aun existe el elemento que produjo el corte en el paciente. En el caso de que no se visualice nada es necesario parar el sangrado y colocar “ropa” en pocos minutos. El área deberá ser limpiada y tratada posteriormente. Es importante darle atención posteriormente a posibles inflamaciones que indicarían la permanencia de un cuerpo extraño en la zona de la herida.

Cortes profundos

Los cortes profundos se producen con sangre oscura que sale despacio pero constante. Puede detenerse con presión sobre la herida y con los mismos cuidados que con los cortes pequeños.

Con frecuencia, estas heridas necesitan coserse o pegarse y deben estar muy limpias. En este caso el tratamiento médico es obligatorio.

Sangrado arterial

Este tipo de situación debe ser tratar por un médico siempre.

El sangrado por una arteria puede causar la muerte en pocos minutos. Es esencial contar con primeros auxilios urgente.

Este tipo de sangrado late y chorrea sangre con el pulso del corazón. La sangre es de color rojo pálido.

La persona debe estar acostada, preferentemente con la cabeza más abajo que el resto del cuerpo asegurando la correcta oxigenación del cerebro.

De ser posible, colocar la herida lo más alto posible para reducir el sangrado.

Asfixia

La asfixia se produce cuando el pasaje a través de la traquea está bloqueado. Esto usualmente sucede cuando la comida no ha sido suficientemente “masticada” y queda estancada.

La primera situación de una persona asfixiada es que no puede hablar y trata de comunicarse con las manos. En este caso necesitan ayuda con urgencia.

Si la persona está consiente y hablando, es recomendable no interferir. Es preferible recomendar que “tosan” y estar preparado para lo que ocurra porque que así como puede mejorar puede bloquearse completamente.

Si la persona está consiente pero le cuesta mucho respirar, es necesario parase atrás e inclinar su cabeza apenas hacia adelante y usando la palma de la mano golpear muy fuerte entre los omóplatos con la esperanza de que tosa el elemento bloqueante. NO repetir más de 5 veces esta operación que si no resulta usar la maniobra Heimlich.

Maniobra Heimlich

  • Pararse atrás de la persona asfixiada.
  • Colocar los brazos alrededor de su cintura e inclinarlo bien hacia adelante.
  • Apretar uno de los puños y colocarlo por encima del ombligo.
  • Colocar la otra mano encima del puño y tirar las manos hacia el estómago y hacia arriba con mucha fuerza.
  • Repetir esta maniobra hasta que el objeto bloqueante salga por la boca.

Shock

El estado de shock se produce cuando hay poca sangre circulando por el cerebro. Esto implica que el cerebro no tiene una buena oxigenación y lleva a la persona a sentirse desorientada, mareada o inclusive el desmayo.

¿Que hacer con una persona en shock?

  • Recostar a la persona sobre su espalda. Preferente mente con las piernas hacia arriba para asegurar la presión sanguínea en la cabeza.
  • Asegurarse que la persona tenga una temperatura cálida y esté cómoda. En lo posible sería bueno cubrirla con una manta.
  • No darles nada para tomar porque podrían ahogarse.
  • Si la persona vomita o sangra por la boca es mejor colocarla de costado para prevenir una asfixia.
  • Llamar una ambulancia.

1 opinión en “Primeros auxilios – algo que todos deberíamos saber”

Responder a Raúl LOPEZ Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *